sábado, 24 de octubre de 2009

Autopiloto

A veces pienso que estoy programada para todo, ya por inercia camino por los andenes, sin pensar a donde voy, automáticamente camino por las calles y pasillos sin fijarme; sé que mis pies me llevaran a donde tengo que llegar. En el trayecto voy pensando en otras cosas, como que hace frío pero en mi casa hace más o que no he hecho la tarea de sociología o que olvidé mi ipod shuffle en Pachuca, parece que va llover, que horrible calor, no quiero llegar a derecho, ash necesito pasar a la papelería. Con tantas cosas poco importantes que pensar no hay forma de darse cuenta como cambian las cosas a mi alrededor. Así es como "lo nuevo" pasa desapercibido y sobresale tiempo después, cuando ya no es nota. Viviendo en autopiloto no hay nada interesante, todo parece aburrido, la falta de diversidad se vuelve una queja que puede evitarse fácilmente si no estuviera programada para caminar hacia el andén de pantitlan. Solamente cuando pienso en cosas diferentes, ideas poco convencionales o creativas, nuevas historias que contar es cuando se desactiva el autopiloto y no me bajo en la parada que me toca. Cuando estoy escasa de tiempo es preferible el autopiloto. ¿Cómo llegas a un estado donde todo se vuelve automático? no lo entiendo, es uno de esos misterios cotidianos que siempre pasan y que tiene una respuesta aburrida que llega a parecer tan obvia que uno temrina preguntandose ¿por qué no me di cuenta?

No hay comentarios:

Publicar un comentario